¡Vertió Su sangre!

“Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo…” Mateo 27:51

Durante este mes recordamos el sacrificio de Jesús en la cruz del Calvario justamente por amor a cada uno de nosotros entregándose así mismo por los pecados y enfermedades de toda la humanidad.

El llamado Mesías, Maestro nos dio la mas grande lección de amor, entregar su vida, siendo insultado, golpeado, recibió latigazos en fin maltrato en toda su expresión llevándolo a una muerte segura en un madero simplemente por amor a nosotros.
El lugar de su ejecución era un sitio que representaba dolor, humillación, castigo y es necesario que entiendas que ese era el lugar nuestro. Su amor incondicional no lo permitió, el Padre (Dios) decidió entregar su hijo para que este vertiera su sangre para así traer salvación al mundo. Ese amor nos alcanzo mas de 2,000 años sigue teniendo sentido y propósito ese sacrificio.

Tal acción en la cruz sigue teniendo efectividad en este siglo porque aun que ha pasado mucho tiempo ese sacrificio cubre multitudes de pecados (1 P. 4:8). Por eso no puedo entender como existen personas que solo toman en cuenta una semana para “honrar” a Jesús. Con esa acción demuestran que ese gran sacrificio es merecedor de recordarlo en la semana que todos conocemos como Semana Santa.
Querido lector, quiero dejarte algo muy claro; si eres de las personas que “honras” a Jesús solo en semana santa no haz conocido al verdadero Cristo que claramente ya no esta en esa cruz sino que resucito entre los muertos. Vertió Su sangre solo para darnos vida y acceso a la presencia de ese ser Supremo que no comparte Su Gloria.

La intención de que el velo fuera roto era ( y es) darnos la oportunidad de acercarnos a El sin reservas tal cual somos con nuestros defectos y virtudes sabiendo que el nos escuchara. ¿Te has acercado a Jesús? Hoy puede ser ese día maravilloso donde Dios pueda posar en tu corazón y estoy convencido que esta Semana Mayor será diferente y ciertamente traerá un nuevo génesis en tu vida y entraras a tener una hermosa relación con el Salvador de este mundo. Entonces esa nueva relación con nuestro Señor te llevara entender que ya no se trata de solamente una semana en particular sino que tu vida dará un giro donde entenderás que debes honrar a Dios todos los días de tu vida.
Nuestro Señor Jesucristo vertió Su sangre por amor a ti. ¿Estas dispuesto a responder al llamado que el Todo Poderoso te hace hoy?

Resaltamos una vez mas el poder de la sangre de Jesús que fue vertida por ti y por mi y es así que somos Salvos y Limpios de toda maldad. ¡Entra en su presencia!

Dios te Bendiga!

Por: Rev. Enrique A. Rivera, Jr.
Pastor principal de, Iglesia Cristiana Ciudad de Justicia, Inc.
Kissimmee, Fl. 34744
pastoriccj@hotmail.com