Debilidades Espirituales Que Nos Impulsan A La Pobreza

El no cumplir con lo que Dios nos envía a ser y hacer, nos lleva a actuar en desobediencia y la consecuencia de vivir en desobediencia provoca maldiciones y una vida de mala conducta y como resultado vemos confusión y continuos fracasos, perdida, todo sale mal, hacemos malos negocios, nos roban y aun teniendo trabajo llegamos a carecer económicamente.

Este articulo te va a ayudar a encontrar debilidades espirituales que no te han dejado alcanzar una economía estable. Utilizando principios espirituales que están en la palabra usados para un momento específico pero que siguen siendo principios que pueden ser utilizados en el área económica. Deuteronomio 28:1-2 NVI nos habla sobre escuchar, cumplir y obedecer. Verbos que ya no vemos muy frecuente en nuestra sociedad debido a las distracciones que la gente vive hoy en día, por lo tanto, es tiempo de alertar nuestros sentidos y ponernos fuertes espiritualmente para sacar de nuestras vidas toda maldición que nosotros mismos creamos.

Muchas veces nosotros como cristianos le echamos la culpa al adversario de todos los problemas, de todo lo que perdemos, de lo que se nos pierde, pero muchas veces somos nosotros los que a causa de nuestras transgresiones atraemos maldición a nuestras casas. Hace muchos años mi hermano estaba vendiendo una camioneta y una persona que yo conocía estaba buscando una de esas para su trabajo como contratista, él se puso en oración al Señor para que mi hermano se la diera a plazos y vi como mi hermano así se lo ofreció sin tan siquiera abrir su boca para pedirlo. El hombre se llevó su camioneta y les dijo a todos que Dios lo había bendecido. Pasado el primer mes le pregunté yo acerca de la camioneta y me dijo que ya estaba cansado de ella porque era de transmisión manual y lo logre escuchar varias veces maldecir la camioneta. Hay un principio bíblico que dice “No maldigas lo que ya está bendito”. Al poco tiempo comenzó a dañarse frecuentemente la camioneta, estuvo envuelta en un accidente y en varias ocasiones no tenía ni para combustible. Cuidemos lo que decimos ya que nuestras palabras pueden atraer maldición a nuestra vida.

En una de las enseñanzas (parábolas) de Jesús nos dice: En lo poco me eres fiel en lo mucho te pondré, haciendo referencia a unos versículos que están en Mateo 25. A estos tres hombres se les delego un dinero pero uno de ellos no multiplicó lo recibido y Jesús añade “»” Quítenle las mil monedas y dénselas al que tiene las diez mil. Porque a todo el que tiene, se le dará más, y tendrá en abundancia. Al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene. Y a ese siervo inútil échenlo afuera, a la oscuridad, donde habrá llanto y rechinar de dientes”.”

Usted tiene que hacer que se multiplique lo que recibimos para recibir más. Se nos enseñó mal, aprendimos a que hay trabajar más y más cada día para obtener más, pero hay un principio bíblico dado a nosotros desde el comienzo “MULTIPLICACIÓN”, El principio del trabajo esta también en su palabra cuando dice: “el que no trabaje que no coma” pero no nos dice que seamos esclavos, la multiplicación está en nuestras manos. Algo que me ha ayudado a mi es el dar, porque hay más bendición en dar, en una ocasión tuve la oportunidad de ver una entrevista a un cubano famoso el cual dijo que su abuela le enseño ese principio y él le atribuía su éxito a ese principio que había aprendido.

Tu eres lo que tú dices ser, si tú dices ser lo que Dios dice que tú eres entonces el cielo se manifestara a tu favor, pero si tu estas declarando lo contrario todo el tiempo, la lluvia de bendición se cierra porque estas actuando contrario a lo que Dios dice, no esperes bendición porque si con tu boca dices lo contrario tus acciones van a hacer lo contrario.
Invierte tiempo en Dios, porque esa siembra tendrá cosecha al ciento por uno. Si usted es de los que dice “yo pongo mi granito de arena” déjeme decirle que usted está poniendo muy poco, ¿por qué?, porque si cien personas contribuyen con un granito de arena no construimos ni tan siquiera un hormiguero.

Acérquese a su líder y pregunte, la palabra dice que es mucho el trabajo, pero pocos los obreros. Saque tiempo para orar a Dios para que él te saque de toda maldición económica, pero pongamos de nuestra parte para que así suceda.

¡Bendiciones a todos!

LLEVANDO EL EVANGELIO A MI TRABAJO

 

Pastor Kelvin González
Casa de Adoración a Yahweh
Kissimmee, Florida
kelvingonza@yahoo.com

 

 

Conectados por la Fe Magazine © Copyright 2019

anunciate-aqui.jpg

Published by

Conectados Por La Fe Magazine

Un Espacio dedicado a Difundir y Proclamar el Verdadero Amor de Dios.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s